Como cualquier otro avance tecnológico, la creación del motor de diésel se remonta a varios siglos atrás y es resultado de las necesidades de su tiempo, así como de una serie de inventos que facilitaron su fabricación.

La fecha específica de la invención del motor de diésel data al año 1883 de la mano del ingeniero Rudolph Diesel, de ahí su nombre. Diesel fungía ya investigador de motores y vehículos de carga, por lo que llevaba años intentando encontrar un método de gran eficiencia en sus combustibles.

Estudiando los motores de alto rendimiento térmico fue que definió su trabajo en el uso de combustibles alternativos en los motores de combustión interna, lo que eventualmente llevaría a la invención del motor de diésel.

Buscando por años una alternativa a la gasolina, Rudolf Diesel fabricó el primer motor de diésel, dando pie a uno de los mejores inventos de la historia de la humanidad y que hoy en día es de las máquinas más usadas en numerosas funciones.